jueves, 28 de febrero de 2019

Se Ha Marchado.







Yo tenía una mujer buena. Pero un día se marchó porque quería conocer el mundo. Le empaqué la maleta, le hice un fiambre para el camino y le di un beso en la frente. Mientras se alejaba la miraba desde el zaguán y le ondeaba una mano.
Los días sucesivos fueron grises. Lentos y silenciosos. Me sentía extraño.
Empiezo a creer que amar desgasta. A mí mujer la gastó el espacio reducido de mi vida. Mis días blandos y sin tropiezos. No éramos felices ni sufríamos, no ocurría nada espléndido entre el alba y el ocaso. Yo trabajaba en la oficina, ella cuidaba la casa. Al juntarnos contábamos lo vivido como leyendo un reporte en un salón vacío que no hace eco. Yo no pensaba en nada, pero mi mujer siempre tenía sueños fantásticos, de viajes y lugares lejanos. Le regalé un libro de fotografía con las 100 ciudades más hermosas del mundo. Por allí se fue. Se volvió adicta a los hoteles. Cada fin de semana me llevaba a pernoctar en uno distinto hasta que se acabaron. Empezamos a ir a ciudades cercanas que no eran muchas. Pronto nos quedamos sin itinerario. Entonces ella empezó a soñar con Lisboa. Consiguió empleo en una fábrica de jabones y al cabo de seis meses ya tenía pasaporte.
Hoy me envía postales de pueblos medievales que se notan un tanto fríos como mi ciudad de estos días.
Yo no siento mucha tristeza, aunque añoro su voz. Hablo solo en casa, digo mis reportes del día a la habitación vacía. Al principio estaba seguro de que mi mujer volvería para la navidad, pero creo que lo mejor es no hacer planes.
La última postal llegó desde el lejano oriente y hablaba de estar aprendiendo el idioma. Yo calculo que dominar esa jerigonza milenaria le tomará al menos una década.



7 comentarios:

  1. Otra vez aquí, a cada tanto. Escribes muy bien y tus relatos son como charlas entre amigos tomando un café, se visualizan tus palabras y tomamos partido, las relaciones se estancan, ella lo intentó pero la desidia mata. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hay amores que han de ser así, como en tu cuento. Si uno de los dos ha de ser feliz viajando, que así sea. Lo de no regresar en todo caso es porque el amor se desgastó, como podía haberse desgastado estando en la misma habitación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me encantan tus relatos,con esa limpieza esa sencillez que siempre deja esa sensación de haber disfrutado de las letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me da alegría leerte de nuevo, disfruto con lo que escribes. En el texto de hoy se ve claramente el poder que tiene la desidia y la monotonía en las relaciones de pareja: sin pasar nada, pasa mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Mejor dejarla ir con un adios y una sonrisa, cuando nada crece entre ambos.
    Me alegró leerte de nuevo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Un saludo, por lo menos te envía postales...

    Quiere decir que aún piensa en ti.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Cómo se mide la tristeza? Por la duración temporal de la misma o por la intensidad? Cuéntame cómo se añora sin tristeza, necesito aprenderlo. No sé añorar sin sentirme triste, un poco o un mucho y, no sé. Añoro tus palabras. Abrazo grande.

    ResponderEliminar