jueves, 30 de diciembre de 2010

Tinta Húmeda 4.

No sucede nada a destiempo.
Aunque haya preámbulos
el encuentro real sólo sucede
en el momento exacto.

La entrega que se anuncia agita los espejos,
templa la carne.
El obsequio prometido aviva la noche,
seduce al agua.

Las palabras guardadas
se adornan con espigas
y salen a flote.
Los planos se mueven
para ensamblar un hospedaje clandestino.
Aquí sólo habitaremos un instante,
tu largo beso me lleva hacia el desierto.

El amor es un tiovivo
que no da tiempo a fundar una promesa.

¿Harías de mis cartas un tesoro?



.

11 comentarios:

  1. Harías de mis letras un poema?
    Son un verdadero tesoro tus palabras.No hay dudas...
    Felíz año!
    Besito

    ResponderEliminar
  2. Pienso que ella hará tesoro de tus cartas.

    Un abrazo,

    Andri

    ResponderEliminar
  3. Te regalo una de mis canciones favoritas, si no es la que más me gusta de todas:

    http://www.youtube.com/watch?v=etezww85OMY

    Si quires la escuchas. Es preciosa. Crecí con canciones como esta...

    ResponderEliminar
  4. Prohibido por miedo de querer volver...

    ResponderEliminar
  5. Anuar...eres maravilloso!!!
    Te deseo lo mejor para éste año que está comenzando.
    Que el 2011 traiga solo cosas buenas,
    Dios bendiga tu hogar y familia,te deseo
    mucha salud y amor en abundancia.
    Espero que sigamos compartiendo visitas y sentimientos...
    tu amistad es unos de los regalitos que me deja este 2010.

    Besos y abrazos de mi corazón al tuyo.

    ~Charo Bustos Cruz~

    ResponderEliminar
  6. Anuar, te deseo amor, paz y felicidad, pero también salud para disfrutar de esas cosas que tiene la vida, que siempre la podemos ver mucho más linda de lo que la vemos y con algo más de ilusión, que a ella no la perdamos por más muertos que estemos.

    Un abrazo muy muy fuerte. Pásala feliz junto a los tuyos.

    Andri

    ResponderEliminar
  7. Conocí a este hombre por tres años, y en esos tres años demostró ser todo y más de lo que amaba de él. Lo malo del caso es que resultó ser también todo lo que odiaba de mi. Y es curioso, porque de la misma manera, él se odiaba y se amaba a sí mismo. Igual que yo.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar