viernes, 6 de marzo de 2020

Frankestina.




Construyo una mujer
lentamente
voy añadiendo piezas
tomo prestado lo que necesito
de las mujeres que veo
en tantos lugares,
la estatura fue fácil
a la altura de mis ojos abismales
Sus ojos son igual de insondables.
El cabello es entre gitano y selvático
cuidado para parecer silvestre y domado,
la boca delata una burla contenida,
labios de carne rosada, parda, brillosa,
cuello elegante
hombros de mediana redondez
y brazos largos.
Los senos los tomé de Marilyn,
no concibo otros.
Las manos pequeñas,
dedos delgados y uñas impecables,
espalda poblada de infantil vello,
caderas fuertes
para acoger el ímpetu de la noche,
nalgas esponjosas y firmes,
piernas para desfilar sin prisa
pero con la cadencia de un andar
que promete danza y jolgorio.
Los pies como golosinas.
Me falta dotarla de voz.
Debe sonar como una Femme Fatale
que me llama hacia la penumbra
y dirá las palabras que forjan
un puente hacia la otra orilla.



martes, 11 de febrero de 2020

Ilusión





ILUSIÓN



Cuando Love regrese
mi casa tendrá olor a libro nuevo,
la tibieza del aire humedecerá su piel
y un manjar mediterráneo
ocupará la mesa.
Yo habré alcanzado los años
de un hombre que va despacio,
tendré el hábito de callar absurdos
y susurrar alegorías.

Cuando Love regrese
contemplaré su cuerpo desnudo
sin premura,
deslizaré mis manos por su talle
con suavidad,
la besaré como un galán
que se mofa del tiempo.

Cuando Love regrese
aceptaré que sea una huésped
despistada
temerosa
fugaz.
Sólo le pediré que anuncié su partida
una tarde soleada,
no es necesario
que salga a hurtadillas de nuevo,
la puerta no tiene pestillo
y mi corazón es un bonsái.




sábado, 16 de noviembre de 2019

Lady Friend.







Esta tristeza es dulce
benévola
no me adormece
ni fatiga
Quizás me impone
un andar cansino
el hábito inoficioso
de pensar finales felices
para los días vacíos
en que medio vivo.
De noche me acompaña
mientras tomo té de piña
y como pan de ajo
y oigo las noticias de la radio
-el mundo sigue loco-.
Mi tristeza
se queda junto a mí
cuando doy vueltas sin dormir,
pero no me dice nada
sabe que no presto atención
a las derrotas,
me he vuelto un hombre
silencioso,
agradecido por no tener deudas
de amor ni estar esperando
premio alguno de la vida.