lunes, 14 de mayo de 2012

Versión 8.0

Soy un cúmulo de cabos sueltos que necesita entrar en trance para poder dar cuenta de lo que acontece en su mente. Cómo decirte que las imágenes que retengo de ti son copia de otras vistas en películas o libros de pintura o inventadas a partir de bocetos de la vida real que yo distorsiono adrede para poder mantenerme despierto y cuerdo, para poder seguir gastando los días delante de la gente sin que ninguno sospeche que tengo dentro una avería causada por el recuerdo de tu cuerpo desnudo.

Te veo caminando por la alcoba en que me invitaste a quedarme la primera noche que nos vimos. Estás desnuda. Tu piel es oscura, rojiza. Me sorprende que tus senos no sean bonitos pero es tal la fuerza de tu sonrisa y la imponencia de tu mirada que soy invadido por una certeza de amor repentino, indeleble.

Cómo confesarte que en realidad el recuerdo que tengo de ti no te representa a ti, sino que es una invención que yo he hecho para sentirme héroe de una historia de amor en la que tú te marchas y yo te lloro prolongadamente mientras me enamoro de cualquier mujer que pasa cerca. Cómo confesar que a nadie espero, a nadie busco, a nadie he amado.

Pienso que yo debería ser un extranjero. Invento rutinas y costumbres que me hacen diferente ante mis propios ojos. Soy un tipo común que acomoda sus elementos cotidianos en un orden insospechado para parecer distinto, nuevo.

Todo en mi obedece a una puesta en escena, a un avatar creado para ser y sentir. Yo soy una versión mía inventada para poder narrarme, para armar un rompecabezas que sin ser difícil ofrece un reto de observación y acercamiento. Mis formas de lucir piden atención, cercanía, una permanencia que aporte la mayoría de los datos necesarios para la interpretación de mi acertijo.

14 comentarios:

  1. Con beneplácito recibo entre las letras la coincidencia y agrado por recorridos imaginarios. Gracioso podría ser que en un rincón de este bote en que navego en este preciso momeno hay una luz que dice "Libertad" o mejor: "Liberty", algo como una estatua que me permitió indagar entre los quehaceres de un estudiante promedio.

    No me llevó a la Manzana Gigante aquella el viaje, y tampoco me depositó en Letonia, aunque me permitió conocer uno de sus poblados: "Mangalu" éste. Ahora bien, y para no extender este -ahora no tan breve- extiendo con respeto y aprecio mi mano de lector que en esta obra hoy encontró unos segundos de imaginación.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Desnudarse es tan complicado como vestirse cuando uno no sabe qué ponerse, qué será mejor para la ocasión, si la luz del día favorecerá el color del conjunto o, por el contrario, si lo estropeará.
    Nos enfundamos en buzos de telas bastas que intentamos llevar como si fuesen muselinas o sedas, pero sabemos que llevamos telas bastas, bajo la apariencia. Por eso buscamos racionalizar lo que somos, lo que hacemos, lo que pretendemos ser, lo que nos gustaría ser...
    No eres tan distinto, todos nos vestimos y desnudamos a diario; tener la valentía de plantearlo y decirlo, es cosa de pocos; hacerlo de este modo, tan especial, tan bien dicho, eso es lo que haces tú, Anuar.
    Me ha encantado, un abrazo de seda que suavice tanta autocrítica.

    ResponderEliminar
  3. Anuar, muy buena esta máscara para representar la comedia de vivir del personaje. Ahora quería preguntarte, en el segundo párrafo, "soy invado" es una licencia poética o error de tipeo? Tu maestra siruela (este siruela va así no como la fruta) Abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Hola Anuar, he conocido tu blog a través de los premios Rob Dangal TV, me ha gustado mucho y acabo de registrarme como seguidor. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Todo pasa en nuestra mente, y, lo expresamos como si fuera tan real que aún a nosotros nos cuesta creerlo.
    Gracias por tu imaginación, gracias por tus letras, gracias Maestro.
    Recibe muchos besossssssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho tu prosa,
    aquí tanto o más que tu poesía...

    "invadido por una certeza de amor repentino"

    Gracias por compartir tus letras. Siempre es un placer.
    Hacía tiempo que no me asomaba y salgo con el propósito de no perder esta buena costumbre de leerte

    ResponderEliminar
  7. Cuánta capacidad para imaginar y mostranos un escrito excelente, donde no quieres terminar de leer, para siga y siga.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. PUES LE DIRIA, ESCRITOR Y POETA MAGNIFICO, QUE LOS NIÑOS Y LOS VIEJOS,NO TIENEN MÁSCARAS!,SON LO QUE SON,Y SON LO QUE FUERON...LO CUAL,NO QUIERE DECIR,QUE SEAN BUENA GENTE,O HIJOS DE MALA MADRE,POR NO SER GROSERA!
    MUCHAS GRACIAS!MUY AMABLE HA SIDO USTED CONMIGO
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  9. Hola vengo a saludarle y agradecerle la visita en mi blog.
    Enhorabuena por este ecrito.
    Saludos cordiales, montserrat

    ResponderEliminar
  10. ¡Cómo te comprendo, amigo Anuar! Mar, lluvia, lluvia, mar... Casi el paraíso.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Muchas veces tenemos que inventarnos nuestro propio mundo para poder seguir viviendo en el real....es así...quien no lo ha hecho alguna vez???
    Mucha calidad en tus letras.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Hola, buen blog y que tengas buen inicio de semana, te invito de manera cordial a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un poema mio titulado ”Diluvio Eterno”, es un poema triste pero al mismo tiempo profundo, saludos.

    ResponderEliminar
  13. cómo confesar que aún espero a alguien,que sigo buscando, y que he amado....

    ResponderEliminar