jueves, 4 de julio de 2013

La Vital Ausencia.





Lo supo de repente. En el instante en que la música se detuvo y levantó la cabeza para buscar a su mujer y no la encontró, descubrió su nueva soledad. La descubrió como un hallazgo real, contundente. Siempre supo que la soledad estaba allí, pegada a su piel, espolvoreada en su aire, leal. Pero se había sentido tan cómodo durante tanto tiempo decorando esa soledad inofensiva con evasivas alegres que se sentía a salvo de su zarpazo. Y allí estaba ahora, la soledad reina. Descomunal y silenciosa, nítida e ineludible. Supo que le hacía falta su hembra. Esa chiqulilla negra desteñida que lo colmaba de contradicciones e intenciones secretas y lo hacía languidecer de antojo nocturno. Sirvió otra copa de vino, reinició la música y se resbaló en el sillón con los ojos cerrados a recordar tramo a tramo el cuerpo desnudo de quien ahora protagonizaba el ritmo de sus taquicardias. Sonrió. Supo que su caída era un triunfo. No hay mejor obsequio en la vida que las sacudidas del amor. Brindó por los besos blandos y los gestos de gozo, la calurosa batalla y la risotada exacta, todo manjar improvisado para sostener la escena, el unánime desvanecimiento a dúo, el poroso sosiego de ser acogido por otro, el agridulce espejismo de la felicidad. Brindó por su mujer y lloró un poco.


15 comentarios:

  1. Está bien llorar, eso es que esta vivo. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Anuar, si nos hicieron felices solo tenemos que agradecer y soltar, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Por favor, tengan presente que yo escribo literatura de ficción. Mariana Carbonell y el narrador que escribe son personajes inventados.
    Incluso los poemas y reflexiones son una construcción literaria. Nunca serán fragmentos del diario de la vida de Anuar Bolaños.

    ResponderEliminar
  4. Ficción, fricción o realidad, escribes muy bien anuar.
    Besos para ti.
    mar

    ResponderEliminar
  5. La soledad reina, pero tambien con ella hay que aprender a bailar aunque tan solo sea un tango.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno, comparto el comentario de Cristina. Besos.

    ResponderEliminar
  7. que nos sacuda el amor entonces, y brindemos mientras lloramos, porque sucedió.

    ResponderEliminar
  8. Hoola!
    Antes llevaba bombasdecristal.blogspot.com pero Google no quiere devolverme la cuenta!

    AHORA ESTOY EN http://cristalesefimeros.blogspot.com.es/
    Te sigo aquí también, otra vez.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Alguna vez, hace muchos años también me senté a llorar el desamor, pero en vez de vino...coca cola con hielo.

    ResponderEliminar
  11. El desahogo sobreviene por diversos motivos, entre ellos el desamor.

    ResponderEliminar
  12. Describes con acierto los desgarros internos que nos produce el amor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Me gustó mucho la entrada. Yo estoy empezando a escribir ahora, ¿te pasas y me dices que te parecen mis textos? http://cuandoelcorazondejedelatir.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar