domingo, 3 de julio de 2016

De mi libro...





Historias de la Nada   43

Cotidiana 10



Invento que soy un tipo excéntrico. Preparo guiso de carne con abundante pimienta y sal marina. Bebo a sorbos largos un par de botellas de vino magenta oscuro y espero a que el día cumpla su cometido. La música de fondo sabe sostener el trance en que me sumergen las tardes de domingo cuando el cielo es una tela descolorida y tiesa.
Le pido a Mariana Carbonel que se siente desnuda en mi regazo mientras fabrico un poema. Nada mejor que la ardorosa suavidad de sus senos pequeños para aflojar la mano. De ñapa, ella arroja su melena rizada sobre mi olfato lujurioso para que el saldo de la noche me nutra con su aroma aderezado. Soy nada sin esta mujer atravesada. No puedo apartar mi mano de su cadera. Su tibieza es pegajosa, su talud adictivo.
Mariana Carbonel habla de la vida en una jerigonza intemporal que mezcla farándula y levitación, culinaria y tiro con arco, danza y cría de dálmatas. Escribirle un poema implicaría ser la reencarnación condensada de varios juglares, haber descifrado el ritmo del silencio, la pausa del colibrí, el origen del agua, las pesadillas de Dios.

Resignado a ser un monje mundano entrenado para no quejarse de las bofetadas de la realidad, me pierdo en el deleite de ser el huésped de sus sueños, el afortunado bribón espectador y protagonista del jolgorio celebrado en su piel, testigo del destello en sus ojos cuando le digo que sus besos son ferozmente deliciosos, que ella es embeleso y espanto.



16 comentarios:

  1. Muy bueno. Marina es obviamente una mujer original y nada convencional.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pero ella no es nada sin ti, ¿O acaso lo es todo? Tanto monta, monta tanto. ¿Qué sería de don Quijote sin su Dulcinea, o sin el mismo Sancho? Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Tu musa, Mariana Carbonel, te conoce mejor que tú mismo. Eres tan excéntrico que no te reconoces ni al espejo.
    Espero que ese guiso esté buenísimo.

    ¡UN SALUDO!
    www.undiariopersonalmas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Nada mejor que inventarse una piel pegada a otra para crear tanta delicia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. No sería nadie especial sin tu capacidad de apreciar esos detalles, sin tu visión de la situación.
    Muy bello.

    ResponderEliminar
  6. Vista como es la gente normal sólo hay esperanza en los excéntricos.

    A ellos me encomiendo para que nos salven.

    ResponderEliminar
  7. Ella sos vos... esa es la respuesta :)

    ResponderEliminar
  8. excéntrico de algún modo todos los seres humanos lo son ... al final siempre hay quien repite en simultáneo lo que se piensa único

    ResponderEliminar
  9. Gracias por el libro

    ResponderEliminar
  10. Qué buen relato!, mis fantasías me llevan a degustar el guiso...riquísimo. Veo la escena de Mariana sobre tu falda y siento envidia, jajaja.
    Eso es lo que haces con tus letras, introduces al lector en el relato. Gracias no dejes de escribir nunca amigo.

    ResponderEliminar
  11. afortunado bribón , celestino de las palabras y los placeres.

    ¡ Envidiable señor!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Te dejo mi blog de poesia por si quieres criticar gracias.
    Me gusta mucho el tuyo.
    http://anna-historias.blogspot.com.es.

    ResponderEliminar
  13. No te quedes, tus amigos te esperan. Besos y muchos.

    ResponderEliminar