domingo, 26 de febrero de 2017

De Imágenes y Letras.







Veo una película basada en un autor que descubrí hace años y que he estado visitando de nuevo. Adoro la actriz que encarna el papel principal. Es oriunda del mismo país del autor y demuestra que lo admira. Ella escribió en guion, dirigió la película y, sobretodo, logró hacer del gesto natural de su rostro -hermosamente triste- la estampa gris del personaje, la mirada extraviada en el dolor y la incomprensión de la sinrazón humana, la boca congelada. La mujer de la novela tiene la habilidad de inventar historias para esconderse en ellas y no mirar los sucesos que la arrinconan. Las radiantes ensoñaciones de su adolescencia fueron apabulladas por la baba espesa de su rutina de mujer adulta. Se ahoga, se asfixia. Madre, esposa, víctima. Ah el encantador enigma de las mujeres depresivas! Su aura de soledad y penumbra son el hábitat perfecto de los poetas existenciales. El costo es la pérdida del erotismo. En una mujer paralizada por su rumor interno, desaparece el deseo de la piel. No más fogosidad nocturna. La ternura sensual que inspiraba se convierte en lástima. Ella ya no está ahí, el abrazo no entra, el amor es inservible.

Mi mañana de hoy está gris y fría. Quisiera decir desolada pero mentiría. Sucede que me obligo a una nostalgia laboriosa, a una actitud de hombre que añora. Pienso que esta rutina pausada en la que llevo a cabo nimios quehaceres de la casa me ayuda a sentir que he alcanzado el tono requerido para hablar sobre el tiempo y la vida. En mis ejercicios de escritura busco el círculo, labrar una historia redonda, una píldora de certezas que pueda tragar de golpe. No es fácil. Las certezas tienen bordes borrosos, son gaseosas, perecederas. Resulta poco conveniente andar en trance de escritor a toda hora. Se proyecta una imagen de extravío que atemoriza y ahuyenta. Idénticos a la mujer gris que calla. Pero eso es lo que todos somos en esencia, unos extraviados en el mundo. Sobrevivimos mientras nuestro tiempo transcurre.

Por la ventana, desde el árbol deshojado de la finca vecina, dos avechuchos lanzan graznidos quebradizos que quizás otras aves puedan entender. Desde mi libreta de bitácoras yo lanzo estos rezos que espero hagan eco en alguien allá afuera, al menos uno. Así podré creer que el abrazo que recibo es el trofeo esperado, merecido.



11 comentarios:

  1. Pocos son los buenos libros que no han sido masacrados por el cine. Los libros mediocres se adaptan mejor a la pantalla.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  2. Hablo de "Una Historia de Amor y Oscuridad", de Amos Oz. La película es de Natalie Portman..

    ResponderEliminar
  3. Què alegría poderse inventar historias así.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Sobrevivimos.
    Sí.
    No sé si alegrarme o llorar.

    ResponderEliminar
  6. Me has dejado con curiosidad de libro y película. De los dos.

    ResponderEliminar
  7. me gusta lo que escribiste es lindo

    ResponderEliminar
  8. Gracias por dejarme tus letras en mi casita. Me gusta como escribes.

    Aquí me quedo.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  9. Respuestas
    1. Mi querida Lucy, es una maravilla encontrarte en este rincón de ocurrencias. Bienvenida. Fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Quizás, ese desahogo que ya previó Freud, en el origen de la literatura como drenaje de angustias. A mi me llegan los graznidos quebradizos...Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar