lunes, 19 de junio de 2017

Pausa Veloz.





Pensé que podría hacer de La Pausa mi modus vivendi, mi filosofía. Caminar despacio, hablar con frases cortas, espaciadas o no decir nada. Casi no mirar el entorno, ignorar el ruido, captar sólo las voces esenciales de la música, olvidar la gente. Eso implicaba ordenar a la adrenalina no dar brincos por motivos absurdos. Soltar la respiración sin resoplidos, masticar despacio. Nada fácil. El corazón desbocado se resistía ante la exigencia de trote lento. La mente, estrambótica y dicharachera, no podía con el ritmo lineal del nuevo itinerario del silencio, balbuceaba teorías y máximas sin filtro. La piel, golosa de la noche y el baile, insistía en recorrer los vericuetos cálidos de las divas y saborear el antiguo almizcle del vino. Se dejaba llevar en andas. La mirada se escapaba tras los espejismos que la vida impone a diario, y los sueños ni se dieron por enterados de mi insensata pretensión de vivir aletargado y mudo. Siguieron llevándome por los parajes de fiebres, incertidumbres y promesas que tanto disfruto, que siempre agradezco. Así que desistí. Sigo siendo el obsoleto Monje Mundano escritor de estas bitácoras.



18 comentarios:

  1. Esos espejismos nos consumen mucha energía, pero al fin y al cabo es lo que somos, esa energía que no siempre podemos o queremos controlar; mejor dejarse derramar, que contenernos…

    Quiero darte las gracias también desde aquí, por visitar mi blog y dejar tu huella… Con tu permiso, me quedo por tus bitácoras, que seguro será un placer…

    Bsoss y feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Hola Anuar! Vengo a agradecerte el comentario que me dejaste en el Blog, y me encantó tu espacio! Me gusta mucho tu manera de escribir! Nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. una delicia leerte
    gracias por comentar

    ResponderEliminar
  4. Hola Anuar. Me encantó leerte. Te mando un abrazo rompecostillas.

    ResponderEliminar
  5. Al final somos lo que somos....Una suerte que hayamos recuperado al monje de nuestro convento favorito. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola, muchas gracias por darme la oportunidad de conocerte. Me gustan tus escritos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Anuar, gracias por mostrarnos el camino de tu convento, como no me das el perfil de monje....monje..me quedo en tu cuaderno de bitácora...
    Siempre somos lo que soñamos...
    Gracias, pasa buen día, besos atlánticos..

    ResponderEliminar
  8. El proyecto parecía interesante, y práctico, no decir nada, no mirar el entorno, ignorar el ruido, olvidar la gente… Pero no, no es nada fácil! :))))

    Y más teniendo esa retahíla de cosas conocidas y que no “se desea” dejar de lado del todo. ¡Pura humanidad!

    De todas formas el “retorno” lo tienes asegurado! De hecho nunca fuiste a parte alguna! No hay círculo! Lo que no quiere decir que nos casemos de dar vueltas y vueltas al "círculo" que nos envuelve...

    Un abrazo, Anuar. Un aplacer.

    ResponderEliminar
  9. Somos lo que somos... simple y llanamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Nunca hay que ir contra nuestra esencia o nuestro ritmo. Cada cual tenemos tropes, movimientos y preferencias particulares de cómo desenvolvernos. Por lo visto, soy muy contraria a ti, me gusta la calma y el silencio, la quietud y la contemplación, pero eso no significa que no podamos comprendernos y experimentar el mundo del otro.

    Me alegra que hayas vuelto a tu naturaleza y que desde ahora le seas fiel. Es pertinente analizarse y ver qué se puede mejorar eso sí, pero de resto, hay que disfrutar.

    ResponderEliminar
  11. Sonrio cuando te leo Sos como el verano caliente

    ResponderEliminar
  12. Hola Anuar, la casualidad me trajo hasta aquí después de tantos años. Desde Madrid, saludos.

    ResponderEliminar
  13. Es difícil hacer de la Pausa una filosofía, sobre todo sabiendo que los que vienen detrás empujan y mucho para que no te pares. Es como querer poner puertas al mar o abrigos a las focas.
    Saludos Anuar.
    Puri

    ResponderEliminar
  14. Es algo difícil de conseguir, más que nada porque en el fondo creo que no es eso lo que se desea a largo plazo, quizá por un corto espacio de tiempo.
    Hastiado del hastío.

    Monje mundano,me gusta eso.

    Encantada de aceptar la invitación.

    ResponderEliminar
  15. tremendas palabras!
    al final del día, yo también desisto

    ResponderEliminar