miércoles, 7 de octubre de 2015

Descripción Inútil.



La vida transcurre en una sincronía invisible. Bueno, aparentemente invisible. Mirando los sucesos con detenimiento, enfocando la mirada y agudizando el pensamiento, se puede vislumbrar los hilos transparentes que mueven a las personas y sentir la fuerza que los impulsa a funcionar o los detiene.

El viejo con su perrito de patas cortas avanza por la acera, la asistente de oficina lleva café en vaso plástico y pastelillos recién horneados para su jefe, la mujer entrada en años vende billetes de lotería, la mesera sonriente y dulce me conversa cuando trae café a la mesa, las tetas brinconas de la gordita manicurista del salón de al lado pasan de prisa, un matrimonio parquea la moto para que la esposa se quede y el marido siga su ruta después del beso de adiós, el guarda encorbatado y con kepis suspira distraído con las secretarias olorosas que llegan al banco antes de las 8 de la mañana…
Todo palpita. El ruido del tráfico, los parches de sol sobre las fachadas de los edificios, el amoblado metálico de la cafetería donde leo y escribo, el viento frío de la mañana, los especímenes humanos conectados a sus aparatos  electrónicos, el pordiosero con el costal de basura reciclada, otro pobre diablo tirado en el andén espera un pan, palomas mierderas cagan en el antejardín encerado del edificio de apartamentos, la modelo peliteñida tiene un forúnculo en la nariz, el camión recolector de basura recorre la avenida, deja un aroma agridulce que marchita la frescura de la mañana, llega el humo de los exostos y se impone, el timbre del celular anuncia que alguien me busca, converso obviedades un par de minutos, vuelvo al silencio. Se oscurece el aire, el invierno arropa la ciudad, empieza la lluvia.

Miro por el rabillo del ojo para captar más imágenes y continuar con esta enumeración caótica, cotidiana. La vida es una superposición de rutinas. En todas las latitudes del globo, cada persona repite paso a paso lo que lo que otros tantos hacen en una distancia opuesta de tiempo y espacio. (Hace años hubo en esta mesa otro hombre ensimismado escribiendo estas notas que yo hoy reproduzco sin originalidad.)

Guardo silencio para oír la lluvia sobre el tejado de acrílico. Ese sonido es irreal, no es la lluvia lo que suena sino el golpe del agua sobre el plástico templado. En su recorrido al caer desde la nube el agua nada dice. No tiene sonido. Soy yo quien inventa su mensaje de frío y humedad para justificar esta bitácora. La lluvia se transforma en charcos, ríos urbanos que bajan por su cauce de asfalto rumbo a la alcantarilla. Lleva la mugre de la vida. Allí va también mi verborrea. 


27 comentarios:

  1. Me ha encantado tu narración del día a día, de la vida cotidiana de todos los que nos rodean, esas cosas sencillas y sin importancia aparente, pero que todas juntas forman el vivir diario de las personas y esperemos que esa lluvia silenciosa sirva para limpiar nuestras miserias.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Un día bien otoñal, en el alma también. Besicos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien expuesto este diario vivir, con los giros de la vida, hilos del bordado del universo donde todo está unido.
    Me recuerda versos de uno de mis poemas.
    Un abrazo.
    Ambar

    La tierra, el agua, y el aire, nada es nuevo bajo el sol
    Cada mañana amanece un nuevo día radiante
    El sol despierta temprano muy lentamente se abre
    Al abrir los ojos vemos nuestro dormido semblante.

    Todo a nuestro alrededor espera la decisión
    De que a nuestro corazón, si está un poco alicaído
    La razón lo ponga en orden y quede fortalecido
    Nada es nuevo bajo el sol, todo ya esta repetido.

    ResponderEliminar
  4. Tu verborrea no ha ido a parar a la alcantarilla, ha viajado hasta Murcia, y hacia el mundo, y me has hecho disfrutar de tu exquisita cotidianidad. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Me recuerda a cuento de hace rato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Un relato excelente, que engancha.
    ...y la rueda de la vida sigue girando...
    Saludos
    Fina

    ResponderEliminar
  7. ACtores sociales. La cultura nos dio un rol. No somos nosotros. Representamos. Saludos. carlos

    ResponderEliminar
  8. El universo bloguero va reduciéndose, en general, me produce tristeza, sin embargo, cuando leo buenos textos me digo que, tal vez, estén quedando los mejores.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  9. Caramba Humberto ! MIL GRACIAS por tus palabras. Yo también visito solo algunos blogs. Para mi ete espacio va más allá de una red social. Intento aprender literatura, afinar mi mirada del mundo y la vida.

    ResponderEliminar
  10. Rutinas, sí. Pero antes han sido retina. Y visto y oído para que el mundo sepa.
    Rutinas, claro que sí, todas avaladas en el quehacer ( y deshacer,,) de tantos que nos ven y no vemos!!!!
    He ahí la grandeza de lo a vulgar rutina, si no es mediocridad, Anuar!!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Rutinas, sí. Pero antes han sido retina. Y visto y oído para que el mundo sepa.
    Rutinas, claro que sí, todas avaladas en el quehacer ( y deshacer,,) de tantos que nos ven y no vemos!!!!
    He ahí la grandeza de lo a vulgar rutina, si no es mediocridad, Anuar!!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Una descripción de las rutinas dela vida que nos arrastran a todos hacia el sumidero.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Un observador minucioso que trata de parecer frío en el análisis de lo que ve, a veces ese desapego al observar es una proteción.

    El protagonista de tu relato nos cuenta cómo se siente él, sin decirlo, nos lo dice por cómo mira.

    La superposición de rutinas y de personas sí se da, pero la "mirada" es única, cada uno vemos lo que queremos o necesitamos ver, dependiendo de nuestro experiencia vital y de nuestro ánimo.

    Escribes regio.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  14. Rutinas, mugre y la mayoría de días sin lluvia que purifique este lodazal...

    ResponderEliminar
  15. Pues a mí me ha gustado cómo lo cuentas (de verborrea, nada). Así que agradezco doblemente tu visita a mi blog. Por el hecho en sí y porque me ha permitido conocer el tuyo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Pues a mí me ha gustado cómo lo cuentas (de verborrea, nada). Así que agradezco doblemente tu visita a mi blog. Por el hecho en sí y porque me ha permitido conocer el tuyo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Hago mías las palabras de Tesa Medjna,mi amiga,,,y yo personalmente ,veo las personas y las cosas como vos las ves, !Creí que era por mi edad!!! Te mando un beso Martha Barnes

    ResponderEliminar
  18. Gracias por tus correcciones Anuar, me sirven para mejorar o solo para cambiar que no es malo. La simpleza de las cosas tiene su valor intrínseco, ahora si uno va de fetiche en fetiche, reproduciendo lo de los demás y no dando nada, es hueco. Pero me ha parecido que lo que dices tiene su peculiar encanto, aunque lo demuestres románticamente como un desencantado, un abrazo de una porteña santiaguina,

    ResponderEliminar
  19. he leido este texto en algun otro lado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor dime exactamente dónde para yo también leerlo allí.

      Eliminar
  20. Un sumidero de rutinas,sí,así es muchas veces este mundo.
    Más lluvia por favor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Buena descripción de la cadencia de las rurinas, la vida misma con todas sus implicaciones, a favor y en contra.

    Y mira que la lluvia renueva, sin embargo al final, siempre volvemos a nuestras rutinas.
    Saludos anuar!

    ResponderEliminar
  22. Anuar, te contesté en mi blog ,así de paso le hechas una ojeada, !Seamos amigos !!!,te mando un beso Martha

    ResponderEliminar
  23. Pero si de la rutina se puede extraer algo; crear un relato en este caso, significa que alguna cosa de esa rutina fue diferente, no? No sé si me explico. Creo que no.

    ResponderEliminar