viernes, 16 de octubre de 2015

Desvanecencias 15, 16, 17.



15

El cuerpo, este enchape,
esta plastilina,
nos hace tangibles.

La fuerza que le da forma,
(esa que se ve a si misma
pues el alma describe al alma),
nace cristalina,
trae vocación de vitral o calidoscopio,
es transparente y se enturbia
y quiere aclararse.



16

La carne se me ha malogrado.
Que época tan acuchillada.
No puedo asumir la quietud,
camino mal —cuál es el ritmo?—
se me crispan las manos,
la boca se desatranca,
suelto palabras caóticas.

Mis entrañas están revueltas
las pesadillas dan cuenta de ello—
lo que sale a flote
es una burbuja turbia, deforme.


17

Este cuerpo
batido de ángel y demonio—
muestra un vaivén cisneado
un aleteo que se sostiene
palpita
no se rompe
tiene el ímpetu
que forma surcos en las entrañas
y sostiene el cántico,
sabe lo que dice,

produce la perfección.



19 comentarios:

  1. A pesar del paso del tiempo, cuerpo se mantiene ahí, en lo malévolo y perverso, o la gracia del ingenio y el sueño. Un a brazo. carlos

    ResponderEliminar
  2. Somos, eres, simetría rota. Pero roto o no, da gusto leerte. Saludos murcianos.

    ResponderEliminar
  3. Cierto:

    "sabe lo que dice"

    Sabe lo que escribe y escribe lo que siente, por eso siempre es grato leerte.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Anuar, última frase, "produce la imperfección". Nada ni nadie es perfecto, ni siquiera el perfecto silencio, sentencia robada al autor, un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Un placer leerte siempre, Anuar.

    Mil besitos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. Mis entrañas también andan revueltas...

    ResponderEliminar
  7. La primera me ha gustado mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Entre el alma y el cuerpo quizás seamos capaces de reconocernos.

    ResponderEliminar
  9. Tus versos invitan a la reflexión. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Muy cierto que somos tangibles, somos también maleables, a los niños los modelas como un artesano.
    Yo no tengo las entrañas revueltas, si no entiendo el comportamiento de algunos hombres y de algunas instituciones. Quisiera cambiarlos.
    Anu, no estoy haciendo terapia en tu blog, tus letras siempre invitan a la reflexión, gracias, gracias, gracias.
    Ah, comparto lo que dice Ma. Cristina...nada ni nadie es perfecto.
    Besos amigo.

    ResponderEliminar
  11. Yo pienso que el cuerpo puede envejecer lo que quiera que mientras el alma se mantenga joven hay posibilidad de sentirse bien y aceptar el envejecimiento como parte inevitable del crecer.

    Salud

    ResponderEliminar
  12. hola Anuar! De regreso de mis vacaciones, de a poquito voy incorporándome a las rutinas (como las de tu post anterior que me pareció muy descriptivo, y un tanto nostálgico, me ha gustado mucho)
    Gracias por haber estado en mi casa de letras.
    ¡Ay con el envase que traemos a este mundo y que va cambiando según pasan los años! El contenido suele ser terco para acompañarlo, y eso no siempre es fácil de sobrellevar.
    Lo que no debe ni puede cambiar, son nuestras utopías...
    Saludos australes

    ResponderEliminar
  13. Dualidad en cada uno de nosotros, siempre, de un lado a otro, de un extremo al otro, de lo real a la siempre posibilidad, somos lo que se ve y lo que no, y así seguimos avanzando, nosotros, nunca del todo malos, nunca del todo buenos, seguimos...

    ResponderEliminar
  14. Un cuerpo que produce la perfección hay que mantenerlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Muy buena entrada! Gracias por comentar en mi blog!

    ResponderEliminar
  16. Cuerpo, que a pesar de las secuelas del tiempo no se rinde. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  17. Nosso corpo... nosso templo... perfeito... ao qual trazemos presa a nossa alma! E se não nos aceitarmos como somos... quem mais o fará?...
    Excelente texto!
    Abraço!
    Ana

    ResponderEliminar