domingo, 22 de noviembre de 2015

Bifurcación.








A toda hora pienso en la ye de tu pubis tirada en la cama cuando cruzas las piernas desnuda, y el monte de tu venus está desértico, limpio de musgo, y brillante del aceite que le he untado. Un tenue sarpullido de puntos rosados imita un cupcake de fresa, sabroso bizcocho en la tarde del domingo.
La ye cerrada de tu entrepierna ofrece la bifurcación de regocijo y quebranto en que me hundo al poseerte y no tenerte. Entro en tu sexo con el permiso del amor que me profesas o del cariño compasivo con que has decidido amansar mi miedo a tu ausencia. Te pierdo en la curiosidad que te lleva por callejones y penumbras. No es que huyas, tan sólo vas donde un halago alumbra. Te postras ante el aplauso y el piropo. A mí me entregas la piel, el llanto, los delirios sin palabras, la risa juvenil, el sueño tranquilo. Sobrevivo a la zozobra del mundo para habitar en la ye de tu carne complaciente, en tu beso sincero, en el aire tibio de tu bostezo que respalda el juramento estoico de permanecer junto a mí.





21 comentarios:

  1. Preciosa descripción de un momento tan íntimo. Ni Bukowski lo haría mejor. Saludos Anuar, ya te extrañaba.

    ResponderEliminar
  2. Resignado a una consistencia cogida con alfileres.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esa combinación de intimidad descriptiva y minuciosa junto al desasosiego por perderla y al gozo de tenerla aunque el amante sepa que no puedes poseerla... o al revés, la ilusión de poseerla sin tenerla del todo.

    Un estupendo relato sensual, apacible y muy visual.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  4. Sensualidad que cruza la carretera de la piel y se adentra en sus bifurcaciones. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Bonito relato que cuenta mucho más de lo que parece. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. curioso la "ye" acá decimos "i griega" nunca ye


    ResponderEliminar
  7. Super sensual. Momento de la vida para disfrutar las caricias que hacen sentir lo bello que es vivirlas aunque con incertidumbre, al lado del ser que se ama…

    Gracias por tu visita Anuar.

    ResponderEliminar
  8. Pues què suerte que no te encuentres solo...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Hermoso texto
    aunque triste trasfondo
    la renuncia, la desidia o el conformismo es muerte en vida siempre ..

    ResponderEliminar
  10. sensual y bello texto. pero, en una primer lectura, escuché un tango triste -aunque sensual también- como música de fondo...
    Volveré por aquí, a corroborar si en verdad suena un bandoneón.
    saludos australes

    ResponderEliminar
  11. El amor es permisible y abre muchas puertas y caminos que se bifurcan en Ye.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Resulta erótico pero no grosero y vulgar. Me gusta.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Y si este texto fuese vulgar, no gustaría? Tan pudorosos los lectores. Tan dispuestos a desfallecer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a escribir un texto vulgar a ver cómo nos va.

      Eliminar
  15. Um texto apaixonante... envolvente e sensual!
    Lê-se avidamente, da primeira à ultima palavra!
    Gostei imenso, Anuar!
    Abraço! Já tinha saudades de passar por aqui...
    Ana

    ResponderEliminar
  16. Casi se puede caminar sobre esa ye. Increíblemente descrito.

    Salud!

    ResponderEliminar