domingo, 1 de octubre de 2017

Mi Mujer.





Mi mujer se ha escapado por una rendija de luz.
Me da pereza ir a buscarla.
Volverá cuando saque la torta del horno
o cuelgue la hamaca en el jardín.
Le gusta ir a recoger espejismos,
o soltar suspiros en el acantilado.
Antes yo la acompañaba,
me sentaba a su lado
a mirar el horizonte dilatarse,
le ayudaba con la suma de unicornios
y a escoger los zapatos para la oficina.
También le hacía trenzas y masajes
o la ungía con mis labios babosos.
Mi mujer no cree en el poder de las palabras
quisiera tener 5 empleos
le da pánico sentir la mente vacía
tiene 5 personalidades públicas,
de las ocultas no tengo indicios.
Sólo me ama los domingos por la mañana
después del sexo
y antes de perderse
en los matices de luz del otoño tropical.
Yo la acompaño a ser volátil y malcriada,
no amarla es imposible.




7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan mucho las imágenes que has trazado, y el contraste entre lo cotidiano y lo irreal.
    Es muy bonito.

    ResponderEliminar
  3. El amor siempre es mejor los domingos por la mañana.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  4. La mujer y sus multifacetas, siempre llena de ideas y pensamientos.
    Nunca es tarde para recuperar esos momentos gratos, volver a acompañarla, sentarte a su lado mirando el horizonte.

    Bello escrito.

    ResponderEliminar
  5. La poesía tiene un plus de claridad, que la falta a la prosa. Incluso a la realidad. Hace bien tu mujer de creer en las palabras que la generan.
    Magnífico!

    ResponderEliminar