domingo, 3 de diciembre de 2017

La Tarde.



La tarde está sola y silenciosa.
Mrs. Dalloway mira por la ventana la calle vacía.
El café se destila con la parsimonia del tiempo.
El invierno se tomó un respiro,
hace sol y brilla el aire.
El barrio toma la siesta larga del domingo.
En mis recuerdos suena el violonchelo
que oí en una película japonesa
sobre el ritual de la muerte.
Madre partió hace dos años.
La mujer que habita mi casa
lleva varias vidas.
Ella tiene la bondad de obsequiarme
la mejor versión de su corazón,
su ternura me basta para aceptar
que soy tipo con suerte,
uno que degustó el vértigo de la noche
y pudo regresar del desquicio.
Entiendo que el amor
nunca es un huésped vitalicio
y su visita ocurre tan sorpresiva
como fugaz.
Tiemblo cada que llega la mañana
y frente a mi
tengo un día desocupado y ajeno.
Finalmente
le pertenecemos a la nada.
No es cierto que la tarea cumplida
traiga la calma.
Estamos en deuda siempre.

19 comentarios:

  1. Qué bonito lo que nos muestras del corazón de tu madre.

    Un abrazo.
    Ese amor no se va.

    ResponderEliminar
  2. Sentarse junto a la ventana de un café y mirar el mundo a través del cristal y el humo de la taza que se entibia en nuestra mano... Y así pasan las horas.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  3. Siempre estamos en deuda con la vida, Anuar.
    Menudo descubrimiento me has enseñado hoy.
    Y yo que me preguntaba que qué me pasa.
    Saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  4. Anuar, ahora que entro aquí recuerdo haberte leído, y no sé como no te he puesto en la lista de blogs preferidos. Lo hago ya mismo!
    De paso te agradezco tu comentario.
    Es precioso este poema! Me encanta como escribes!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. La vida aún es un secreto, un milagro en las aguas, gracias por pasar.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho lo que has escrito. Es muy profundo.."Le pertenecemos a la nada..." Cuánto encierran estas palabras. Besos

    ResponderEliminar
  7. La vida es siempre un paseo sin terminar
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. ...Porque es un camino y el camino es largo,para aprender,para gozar,para caer,para volver a subir..
    La mía también se cumplirán dos años de su pérdida,y ella fue el sentido de parte de esta vida.Ella me enseñó la fortaleza y el amor.Siempre con deudas..
    Besucos

    ResponderEliminar
  9. Es cierto que el amor no es huésped vitalicia y se va de la misma forma que vino, sin avisar. Por eso hay que aprovecharlo sin mirarle la fecha de caducidad.

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado mucho. Hay muchas ideas interesantes en este texto. Pero también me ha gustado la calma que transmite, y la sensación de comprender...

    ResponderEliminar
  11. Suena el violonchelo de "Despertares" y todo en esta tarde desde tu ventana se vuelve especial.

    Es cierto que el amor no se queda casi nunca para siempre, hay que gozar de la sorpresa de su visita.

    La mayoría de las mujeres interesantes están habitadas por varias vidas.

    Me encanta como lo cuentas, com haces que la vida, esa vida que parece a primera vista cotidiana, rime.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  12. Esa deuda nos mata y nos hace mejores. Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Creemos estar a la espera de algo, pero es tan inasible en la razón, que sólo quedan dudas, mar de incertidumbres. UN abrazo

    ResponderEliminar
  14. El amor va cambiando.
    Y lo que queda después de las borrascas y naufragios, si sigues con la persona, eso es amor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Hoy tengo una tarde de ésas: con lejanos sonidos de mandolina en mi caso y el convencimiento de que, en efecto, siempre estamos en deuda y que nuestra tarea cumplida no siempre nos trae la calma...
    Gracias por tu visita y por el descubrimiento de tu blog.
    Volveré. :)

    ResponderEliminar
  16. El amor va y viene sin dignarse a decirnos hola o adiós.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. bELLO TU TEXTO
    que el 2018 te traiga TUS SUEñOS
    ABRAZOS

    ResponderEliminar