viernes, 16 de febrero de 2018

Tango.




Compré un libro esta tarde. Recomendado de sabios para pichones de poeta. Olía a lavanda, no a tinta litográfica. En la mesa del Café rodaron mis ojos por sus páginas en una rayuela cursi, erótica, parisina. Fui al cono sur en mis anhelos de escribano, salté a Lisboa, pedí vino y miré a una mujer de senos grandes. El mar no acudió a mi nostalgia. Mi mujer, sentada a mi lado, rugía despacio haciendo dueto con el calor, sudando vinagre, dispuesta a gritarme o escupirme si decía una frase filosófica. Y yo, con ganas de ser escritor, pensaba en una choza en el litoral pacífico, mucha lluvia, paisaje gris, el estereotipo de mi trance, licor, una doncella desnuda, otra conclusión pasajera e inútil sobre el amor. 
El día me arrinconaba con su luz escasa y yo me hacía el despistado mirando por encima del hombro el lastre de mis versos pisoteados por rezanderas y amigos de poca monta. 

Ah la buena soledad acompañada, la vida simple del tiempo gastado en cumplir tantos roles conjugados en una sola figura, corazón ubicado en el lado incorrecto, lecho sitiado, mesa abundante, copa llena, calma, fracaso como triunfo, mueca, risa de sátiro que triunfa, tema para tango, adiós bajo la manga, ningún futuro al doblar la esquina. Esto me ocurrió hoy.



10 comentarios:

  1. No importa que no haya futuro si por lo menos existe un buen presente.

    Besos.
    Buen finde.

    ResponderEliminar
  2. Del presente bien aprovechado podemos sacar grandes recuerdos, el futuro no sabe ni el mismo donde terninará, Abrazis

    ResponderEliminar
  3. Yo también anhelo ese escenario idílico en el que retirarme temporalmente a escribir aunque sea nada. Un abrazo y un placer volver a leerte. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Oh qué identificada me sentí leyéndote, cuando simplemente queremos dejar volar la imaginación necesitamos ese espacio de soledad,donde podamos abrir las alas. Donde nada interrumpa ese maravilloso viaje!
    Me ha enamorado este texto!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  5. Los sueños se enfrentan a la realidad.
    Me ha encantado el texto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Los libros recomendados por los sabios sólo sirven si no fueron escritos por ellos mismos, sino es mera comercio.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  7. Hace tiempo que no nos leemos, es un gusto volver por estos lares.

    Sin duda, en nuestro mundo interno y psicológico ocurren muchas más cosas de las que a veces podemos o queremos expresar. A veces sólo es mejor quedarse a solas y en silencio, disfrutando de la inercia.

    ResponderEliminar
  8. Cuánto hace que no paso a leerte, Anuar.
    Me gusto mucho el estereotipo de tu trance.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Increíble. La soledad en compañía..Muy dura

    Es casi imposible el avanzar de dos.


    Me ha encantado leerte. Hacia muchos años q no leía un blog y haber empezado por tus letras ha sido maravilloso.

    ResponderEliminar