martes, 26 de octubre de 2010

Temprano En La Mañana.

Claudia vive en el sur y trabaja como asistente en una clínica al norte de la ciudad. Hoy tuvo suerte de coger puesto en la buseta, usualmente en la mañana pasan repletas. A su lado va un joven de aproximadamente 28 años de edad, traje ejecutivo y portafolio sobre las piernas.
Cuando ella se sentó él le sonrió.

—Parece que ahora sí llegó el verano— dijo sin mirarla, observando los árboles de los andenes iluminados por el sol.
—Pues ojalá, tanta lluvia ya me tenía aburrida— comentó Claudia, y al instante activó un mecanismo que consiste en sostener la conversación mientras por su cabeza van pasando frases que ilustran su pensamiento.
“Este ya va empezar a gallinacearme.”
El hombre la mira despacio y ve a una mujer bella, el uniforme de oficinista no deja ver mucho pero insinúa buenas formas. Se ve alta.

—Pero veo que aún lleva paraguas—
—Si. No me confío—
—Hace bien, y va para el trabajo me supongo—
—Así es—
—Yo también. Trabajo en el Edificio del Comercio—
“No demora en preguntarme qué hago los fines de semanas.”
—Y usted que hace? —
—Soy secretaria—
—Ah que chévere, y también trabaja los fines de semana—
“Lo sabía, este tipo es un perro”.
—Sólo los sábados hasta el medio día, después quedo libre—
—Yo en cambió nunca tengo un día libre—
—Por qué, usted qué hace? —
—Soy vendedor de cosméticos en las agencias de Top Models—
“Ah no, este tipo lo que quiere es venderme sus productos.”
—Usted tiene un rostro muy hermoso—
—Ay gracias, pero no le creo—
—En serio, a usted le caería estupendo alguno de los kits que yo promociono—
“Nunca fallo. Qué dijo, ésta ya mordió el anzuelo”.
—En realidad en el trabajo nos prohíben maquillarnos—
—Pues que lastima, usted se vería divina. A mi me encantaría tener rasgos tan finos como los suyos. Si yo fuera mujer me maquillaría bien espectacular—
—Ja, ja, já…
“Este me salió gay.”
—No se burle, los atributos físicos que la naturaleza nos da son para explotarlos—.

Claudia no resiste la tentación de observarlo y ve que efectivamente es un tipo que se cuida, sus manos tienen las uñas arregladas, va bien afeitado y huele rico. Él la mira sin incomodarla y ante la evaluación que ella hace, le ofrece una sonrisa tierna, casi melosa.
“Definitivamente es gay.”
La buseta ya ha cruzado la zona de tolerancia y dejado atrás basuras de las que el sol arranca vapores descompuestos. A buen paso se aproxima a los almacenes del centro.

—Bueno, aquí tengo que bajarme. Que tengas buen día, Preciosa—
—Adiós, que le vaya bien—

El hombre timbra, la buseta se detiene y él se baja.
“Caramba, si que me encuentro tipos raros.“
La buseta sólo ha avanzado un par de cuadras cuando Claudia grita:
—Ay jueputa mi celular. Chofer, pare que me robaron!

9 comentarios:

  1. ja ja!!! muy buen relato, a veces pasa eso porque creemos que sabemos todo lo que el otro pretende, y los robos están a la orden del día. Saludos muy interesante

    ResponderEliminar
  2. Y al final se quedó con su móvil!! eso si que no lo esperaba ella ni quien te lee (yo). Me gustó, sobre todo, porque nunca lo que parece es lo real, las primeras impresiones suelen ser, con el tiempo, erróneas y aquellas personas que parecían maravillosas se tornan corrientes y ordinarias y, por el contrario, aquellas serias y poco cercanas cuando las conoces se vuelven próximas y asequibles...

    Me gustó leer tu relato, muy agradable ya que haces pensar.

    saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ameno tu relato, real y relativo. Yo sueño con hilar los retazos de conversación y pensamientos que creo adivinar; que pasan frente a mi mientras disfruto el atardecer en la playa de la bahía mas linda de América!

    ResponderEliminar
  4. Jaja, tantos prejuicios y no acertó con el que debía.

    Gracias por visitarme y por el poema que me dejaste.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. jajajajja. De PE a PA me gustó. Muy chula, jocosa la historia. Los pensamientos ocultos tras la coversación, eso me gustó. Este tío lo que quiere es tal...taaaal!!! Lo que se llevó fue su celular. Muy buena. :)

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Anuar, espero que me creas, pues digo verdad. He escrito algo hoy en las que he utilizado palabras que, coincidentemente, aparecen el poema que me dejaste en mi entrada de la carta de Juan de los Palotes. Yo me asusto un poco cuando veo que los seres humanos podemos estar interconectados. Lo que escribí es a mi forma de verlo, retorcido, busca lo que no busca, encuentra lo que no está. Es el remolino en el que acostumbro a dar vueltas y vuelta y vueltas. Entro en él sin darme cuenta, cuando vengo a notarlo estoy montada en el caballo de la imaginación que tuerce lo que pisa, pues los caballos tienen patas y las patas van el suelo, por eso pisa, no toca.

    La verdad es que ese poema que dejaste en mi entrada, es bellísimo. Yo es que tengo una mirada asquerosa golosa para todo lo que se pudre, se pervierte o es retorcido...etc..., en el buen sentido de la mala palabra, claro. Si es que alguien se lo ve, yo al menos lo veo.

    ResponderEliminar
  7. hola, muchas gracias por tu poesía, me gustó mucho y me hizo mucha ilusión. Últimamente estoy un poco liada y no puedo estar todo el tiempo que me gustaría en internet pero prometo seguirte siempre que pueda.
    Si me dejas me gustaría publicar tu poema en una entrada, por supuesto diciendo que es tuya.
    Bueno ya me dirás que opinas....
    Este relato me ha hecho mucha gracia, en algunas ocasiones creemos que lo sabemos todo y no es así.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Un micro relato con un chispeante diálogo. Aquí, también existen tipos de esos con traje que roban en los autobuses.
    Sorprendente final. Sigo leyendo...

    ResponderEliminar