lunes, 18 de julio de 2011

Diatriba C




Ya como adultos nuestra mente nos juega una doble pasada, por un lado nos protege y por otro nos entorpece. Nos pone velos en la mirada para que no veamos el origen de ciertas inconsistencias que nos causarían fuerte dolor, es decir, nos sobreprotege, nos engaña. La sobreprotección debería ser entendida como odio. No deja que nuestros talentos pelechen. Nos hace inútiles, flojos. La sobreprotección nunca es sana, te alivia anticipadamente los tropiezos, entonces no te fortalece. La protección llana, simple sí es solidaridad, te acompaña, te impulsa a seguir por tus propios medios y siempre te tiende una mano en los momentos claves.
Por otro lado la mente nos hace ver lo que no existe pero deseamos que exista, vuelve a engañarnos entonces, nos aturde con fantasías que desplazan la lógica y el principio de realidad se esfuma, es cubierto por el pesado velo de la alegría, del placer que nos hace sentir dueños del mundo pero que se agotará pronto, se resquebrajará y nos dejará con retazos de nada en la mano. El placer efímero de encuentros sexuales sin afecto cabe en esta categoría. Claro, también existen los encuentros sexuales que, aunque no nacen del afecto, nos dignifican y nos enriquecen porque son puros en su manera de compartir la piel, hay respeto del cuerpo aunque se use por fuera de la moral e incluso se permitan ciertas licencias cercanas a la perversión, al lado oscuro. Usado así, con convicción del acto, con responsabilidad real, el meloso encuentro de sexo, nos construye, nos hace mejores.


.

9 comentarios:

  1. He vuelto de "mis vacaciones", si es que se pueden llamar así, y estoy intentando ponerme al día con vuestros blog (tarea bastante difícil por cierto)

    Muy buena la reflexión sobre la "sobreprotección", y sobre como el "auto-engaño" lo usamos -ahora si, ahora no- a nuestro "supuesto consciente" antojo, aunque en realidad, creo que no somos tan conscientes de cuando echamos mano de él..más bien somos víctimas de su uso...

    La pintura con la que acompañas al texto, me encantaría dedicarle mas tiempo a comtemplarla y analizarla, así que, por ahora, dejo mi comentario hacia esta pintura pendiente y ya lo comentaré en otro post..

    Nos leemos
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu reflexión.

    Gracias

    ResponderEliminar
  3. Justo me estaba demorando en los dibujos, observé que llevan tu firma, se trata de tu hijo el artista o sos vos mismo quien los realizó? Qué difícil el límite entre la protección y la sobreprotección no? Sobre todo con los hijos, uno no quiere que sufran, pero si no lo hacen, cómo pueden aprender a vivir?

    ResponderEliminar
  4. No, me di cuenta después, sos vos el autor de las pinturas, tu hijo se llama Esteban, tiene a quién salir.

    ResponderEliminar
  5. Un abrazo fuerte Anuar. Sabes que te leo siempre, y siempre es siempre.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por esta reflexión. Me gusta.
    Besos de Norma Soriano

    ResponderEliminar
  7. Hola Anuar, te deseo un excelente día del amigo.
    Besos de Norma soriano

    ResponderEliminar
  8. GraciasNorma.

    Entiendo que esta es una celbración Argentina.
    En Colombia celebramos el día del Amor y la Amistad en septiembre 15.

    ResponderEliminar
  9. Ok, me lo agendo para acordarme y seludarte nuevamente, jajaja.
    Besossssssssssss de Norma

    ResponderEliminar