domingo, 21 de agosto de 2011

Ciudad Gris 1




Enumeración Caótica...

Todo es gris. El pavimento, las bancas de los parques, los adoquines de las aceras, los postes del alumbrado público, los carros de modelos recientes, los atracaderos de bicicletas, los muros anti grafitis, los bolardos, las fachadas de las casas abandonadas, los pasamanos de los puentes peatonales, las cajas de controles de los semáforos, las gradas, el envés de los puentes, las carpas de los camiones.
Son grises los carritos de los vendedores ambulantes, los monumentos de la plaza, los tarros de basura, los muros de contención de los terrenos baldíos, los barrios podridos del centro, las gentes podridas que los habitan, las historias que tejen sus desgracias. Gris la hoja del machete del vigilante callejero, la puerta de esa casa donde trabajan mujeres grises, los senos de esas mujeres, las lámparas de sus habitaciones.
Es gris la estación del bus y la registradora, gris la caseta de los tiquetes y los asientos. El decorado interior, la voz que anuncia las paradas, el suéter de mi vecina de turno, el frío acondicionado, los lentes de mis anteojos, el libro que voy leyendo…
Todo es gris. La parte trasera de las vallas publicitarias, el camión de la basura, el agua de la fuente, los troncos de las palmeras, el cableado de fibra óptica, la tubería del gas, las rejas de las alcantarillas, las herramientas de las obras civiles, el carrotanque del agua, el humo del tráfico, el viento que pasa.
Gris el conflicto armado y la farsa de los corruptos. Gris la mirada de la infamia y la voz del olvido. Gris la cabellera de Mr. Gray y la biblia de la señorita Ninfa, el paraíso y el purgatorio.
Todo es gris. La calva del basuriego en la acera de enfrente, el pánico del homeless que suplica una idea que lo saque de su laberinto, el organigrama del mundo, la indiferencia de Dios. Las mesas de la panadería, el papel aluminio en que viene el sándwich del almuerzo, el termo del café. El uniforme del guarda del banco, los documentos para existir, los tacones de la secretaria (no sus pantorrillas perfectas).
Y es gris, sobre todo, este cielo de las seis de la mañana que arde en los ojos, fachada de un invierno que no espesa ni desvanece, presente gris que subyuga la ciudad.
Gris el beso de despedida, el llanto solitario, el temor de ser asaltado en una esquina. Mi corazón que añora el trópico y el festival de currulao. Gris la penumbra en que me siento a rumiar mis días.

.

23 comentarios:

  1. Describes un mundo bastante triste.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Anuar, digamos que hoy es un día gris no? Lo que no quita el valor de tu escritura.
    Fijate en "La calva del basuriego en la ACERA..." Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Haces que el gris se vea HERMOSO ***

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  4. Sé que puede parecer contradictorio, pero son los colores de las letras con que describes esas imágenes lo que las hacen tan reales, incluso desde este atardecer mediterráneo repleto de luces...y de un calor insoportable...eso también!
    Por cierto, la foto que has puesto en la entrada anterior es preciosa.
    Saludos.
    nota: No estarás enfadado por mi respuesta a tu comentario...¿¡!?...Me sabría muy mal, ¿vale? :)

    ResponderEliminar
  5. Eduardo,

    Todo lo que la vida nos pone en el camino es factible de ser usado para alimentar la razón y el corazón.
    Mi blog es también mi escuela. Aquí aprendo a ser humano. Ser escritor de oficio y con rigor no es para mi simplemente una elección liviana, lo es todo. No pretendo ser el mejor para nadie (ni siquiera para mi) pero si ser bueno para algunos, en especial para los que me aman de cerca. Lo demás es pura literatura.

    Tu cercanía aporta. Gracias por pasar tan seguido. También te visito a menudo en tu blog. Me gusta tu escritura.

    ResponderEliminar
  6. El gris no es más que la comunión entre la luz y la sombra. También tu lápiz escribe gris y, sin embargo, deslumbra.
    Y el mayor laberinto: el corazón humano.
    Un fraternal saludo.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen texto y la foto fantástica. ¡fELICITACIONES! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. La monotonía del gris es lo malo del gris, a mí el que no me gusta nada es el gris metalizado, frío, sin embargo, hay cosas que asocio con el gris que me encantan, por ejemplo, el jersey gris que llevaba el día que nació mi hermano pequeño, o el color de las sombras, efecto del sol sobre la superficie de la tierra:) me gusta, aunque todo todito gris es un rollo :))) pero también lo sería de los demás colores, por muy buena fama que tengan:) el gris no tiene buena fama, pero tiene su encanto :))) muchas gracias por tu comentario, que Kenya encantado!! Tus textos son maravillosos :))) un abrazo!!! :))) y buen comienzo de semana :)))

    ResponderEliminar
  9. Te sigo, me ha encantado.
    Grises las manos de mi infancia, gris la tierra que me vio nacer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Te prometo que lo demás no es pura literatura, y aunque me equivoque, me permitiré jactar de lo que digo.

    Aún no admites que no eres ni tan frío ni tan gris ni tan monótono como asumes, que un poco asumido sí lo tienes.

    Bueno: Ciertamente la luz de estas sobras es un luz perfecta como la del ocasoamanecer, ahí donde la luz tiene ese color dulce que se apaga ni se enciende, es el justo y embelesa hasta el final, eso tiene tu texto para mí.

    Y gris es todo, todo es gris en este mundo de sombras donde los extremos se acoplan libremente y logran que lo inanimado se mueva a un nivel de vibración que parece que nada avance, pero lo hace. Cada día, cada mes, cada año, cada estación con ellos pasa LO MISMO. Parece aburrido, pero nada lo hace más interesante. Siempre hay algo estático y algo dinámico...

    Yo prefiero un arcoiris con escala de grises.

    ResponderEliminar
  11. Corrijo en BUENO: Ciertamente la luz de estas sombras....

    ResponderEliminar
  12. Me gustan los colores,todos, pero veo que tu solo tienes uno, el gris, te presto mi arco iris para que pintes pinceladas de color en tu vida y para que vuelvas a verla como es, colorida, mil y un color.
    Mis parques son verdes, el semáforo tricolor, mi gente desprender color cada vez que sonríen.

    Te regalo un trocito de todo esto, tómalo :)

    Besitos y sonrisas de colores :-)

    ResponderEliminar
  13. A veces los sentimientos son tan pardos y grises que las cosas se nos presentan con matices oscuros; no sé tú, pero para mí es necesario cambiar de visor un par de veces constantemente ;)

    saludos.

    ResponderEliminar
  14. Hoy primera vez creo conocer un día gris1

    Un Besito marino

    ResponderEliminar
  15. No se si es por que para mi el gris es el tono perfecto de la dualidad, no se si es por que no podria definir mejor mis sentimientos algunos dias que con un color que no sea "gris", pero lo he visto todo, cada detalle, la estacion, la caja registradora, todo, como si hubiera estado ahi.

    Muchas gracias por compartir, te sigo y te dejo un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  16. Me has recordado a una canción de Pasión Vega que se llama "La vida en gris". Es más, ahora no para de sonar en mi cabeza. Tras dias de verlo todo negro, negrisimo, ver las cosas grises hasta me parece optimista.. Besos Anuar

    ResponderEliminar
  17. Has conseguido que también yo lo vea gris, hasta el agua de la fuente. En ocasiones es difícil salir de un color, pese a tener en nuestras manos la paleta. Es lo que nos inspire lo que hará que lo pongamos un determinado color.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Bueno yo detesto el gris, pero me ha fascinado tu descripcion, un abrazo cariñoso desde Chile,

    ResponderEliminar
  19. Yes, I understand some spanish, jajaja.
    Thank you!!

    ResponderEliminar
  20. Hola!! Nuevo capítulo de Mentiras que creí http://amormasalladelaunicidad.blogspot.com/

    Siento no poder comentar sobre tu entrada, voy con el tiempo justo, me pasaré cuanto antes.

    Espero tu opinión!
    Un beso (:

    ResponderEliminar