miércoles, 17 de agosto de 2011

Solos


Esta niña creció en los barrios bajos,
un truhán de finas maneras
la guió por recintos ardorosos
le mostró donde se incuba
el fuego de la piel,
le dejó un apetito insaciable, voraz.

No aprendió la niña
a sentir con el espíritu,
su corazón permanece inmaculado.
Pasa el tiempo,
sabe que hay algo que ignora,
teme un desenlace brutal, llora.

Cuando la veo en silencio, perdida,
comprendo el aullido de su ruego silencioso.

.

15 comentarios:

  1. Solos es un llamado de atención, una descripción fuerte y dolorosa. Un trasfondo de ausencias de adultos responsables. La sentí de niña a mujer por descarte, por sobrarle a su familia, con miedo de salir por no saber adónde.

    http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Wao urgente mandale este poema para tocar y sacudir sus ilusiones!

    Un Besito marino

    ResponderEliminar
  3. Me dejas sin palabra, hermano, cómo conoces el corazón humano,.. espero esa niña conozca a algún día cómo se ama con el espíritu..

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Me saltaron las lágrimas en los primeros renglones, Anuar, si eso te sirve, es mi elogio para vos.

    ResponderEliminar
  5. NARCISA

    NARCISA TENÍA UN ESPEJO, UN ESPEJO CUAL RIACHUELO, EN EL CUAL SE VEÍA. SE VEÍA TOS LOS DÍA LA NARCISA EN EL ESPEJO Y, DE TANTO MIRARSE, DE TANTO CONTEMPLARSE, SE CREYÓ QUE ELLA MISMA ERA EL AMOR. EL AMOR QUE TERMINÓ POR MATAR A ESA BELLA MUCHACHA QUE TANTO SE CONTEMPLABA.

    Andri Alba
    Safe Creative

    ResponderEliminar
  6. GANCHILLO ARAÑA A RITMO DE UN TENORIO

    Ganchillo Araña teje arañas de papel. Con tijeras de aguacate, cortapisas de vainilla en el pelo unas cosillas que brillan más que la luz. El tocado inadvertido de Don Juan que cual Rome a mi balcón ya trepó, para robar un besito de mi boca candorosa sin traerme ni una rosa, bofetón que le pegué, antes de besar los suyos ¡Qué sincero es mi Don Juan! Tenorio es otro señor al que el rey condenó por robarse los regalos, los regaloscorazón las doncellas de palacio son de tercipelo azul. Por ahí viene el andaluz , Doña Inés de los lamentos, no es su corazón contento con semejante prospecto destrozándole el amor.

    Andri Alba
    Safe Creative Protected

    ResponderEliminar
  7. Si tu prosa me engancha, tu poesía no hace menos.
    Se ha de tener el alma sensible para comprender el aullido de un ruego silencioso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Por los comentarios entiendo que el sentir del poema fue recibido con toda su fuerza.
    Que chévere saber que están ahí.

    Adriana, gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  9. Qué cosa más rara tú por mi casa! "Jamás ni nunca" lo hubiera imaginado...

    Y no, no tengo silencio, no puedo dar lo que no tengo.

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. A propósito de tu comentario en mi blog, con todos mis respetos, copio y pego lo que allí he escrito:
    Anuar, gracias por tu comentario. De sobrar, sobran muchas otras palabras, pero mi objetivo no es la perfección literaria, yo no escribo para la Real Academia de la Lengua, que 'pule brilla y da esplendor', yo escribo (y repito con toda intención) yo escribo sentimientos, que muchas veces no son precisamente, 'literariamente correctos', la perfección literaria (repetición obvia) la dejo para mis exámenes, en los cuales, por cierto, nunca he tenido nota inferior a la máxima.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Eduardo,

    Siento mucho haber comentado sobre su escritura. De verdad me arrepiento. Fue un atrevimiento de mi parte. Ofrezco mil disculpas.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  13. Nada que disculpar, Anuar, escribir es estar expuesto a las opiniones, y como ya te dije una vez, la calidad del lector es un valor añadido a la escritura. En este caso, tu atención a mis textos les suma un valor inmerecido, pero muy apreciado por mí.
    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  14. El reino, el reino de los culpables. Ahí sobra la decadencia.

    Abrz.

    ResponderEliminar